¿Puede una empresa enviar comunicaciones publicitarias o promocionales sin contar previamente con el consentimiento expreso del interesado?

La respuesta es que, bajo ciertas condiciones, es posible de acuerdo con la actual legislación sobre protección de datos y sobre servicios de la sociedad de la información.

Business guy is sending the emails with laptop at work space.

Recientemente la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos) ha archivado un procedimiento contra una compañía aérea clarificando su posición respecto al sistema de opt-out que regula la LSSI (Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico).

Una compañía podrá remitir comunicaciones comerciales sin contar con el consentimiento previo del particular bajo las siguientes condiciones:

  • Tiene que existir una relación contractual previa, es decir, los destinatarios de las comunicaciones publicitarias tienen que ser clientes.
  • Los datos de contacto tienen que haberse obtenido de forma lícita.
  • Las comunicaciones comerciales han de referirse a productos o servicios de la propia empresa similares a los previamente contratados.
  • La empresa tiene que ofrecer desde el primer momento (primera contratación) la posibilidad de oponerse al uso de datos personales para tareas promocionales a través de un procedimiento sencillo y gratuito. Por lo tanto, es correcto establecer un sistema de opt-out en el que bien se marque una casilla para oponerse al tratamiento o en el que la casilla del consentimiento se encuentre premarcada (como es el caso de la resolución).
  • En el caso de correos electrónicos, en cada uno de ellos debe aparecer una dirección de email o un enlace a través de los cuales pueda ejercerse el derecho de oposición al tratamiento de datos para fines promocionales.

Por lo tanto, una empresa puede remitir comunicaciones comerciales a su base de clientes siempre que cumpla los requisitos indicados y que excluya a todos aquellos que hubieran manifestado expresamente su oposición a recibir ese tipo de comunicaciones (opt-out).

Es importante que las actividades de marketing y en especial las de marketing electrónico, cuenten desde el momento de su planificación con la valoración de un especialista en protección de datos que puede evitar que se comentan errores que pueden conllevar en sanciones económicas y una percepción negativa por parte de los destinatarios.